Con los PLE, se estimula la participación activa del alumno, estos espacios pueden contribuir a la adquisición de estrategias que permitan los tres autos del aprendizaje referidos por Valenzuela (1999): autodirigido, autónomo y autorregulado. En el primero, el alumno establece sus metas de aprendizaje de acuerdo con sus necesidades formativas. En el segundo, se requiere toma del control y ritmo del aprendizaje y, en el tercero, es fundamental la autoevaluación como proceso para la mejora constante.

De manera que, en los PLE no basta con que cada persona difunda en la red lo que sabe, sus ideas, sus experiencias, sus producciones, sino que se requiere interactividad y reciprocidad para favorece la red de conocimiento.

A continuación comparto cuatro ideas, que a mi parecer son claves, para diseñar un PLE:

1. Marcarse metas de aprendizaje.

2. Organizarse en el tiempo y espacio.

3. Aprender haciendo… desde la disposición y la responsabilidad conmigo y con las personas en red. Creo que este punto, en particular, tiene algo que ver con la identidad y reputación digital.

4. Dar significado a las producciones digitales que hacen los demás. A través de la referencia se posibilita profundizar en la red de conocimiento y contrastar otras ideas con las nuestras.

Seguimos compartiendo…

Referencia:

Valenzuela G., J. R. (1999). Los Tres “Autos” del Aprendizaje: Aprendizaje Estratégico en Educación a Distancia. [Disponible: http://sva99.tripod.com/Sva99/d21/Valenzuel.html] [Consulta: 18-05-2012]