A continuación se presenta la entrevista realizada al Dr. Freddy Díaz, sobre la implantación del Currículo Basado en Competencias en el ámbito universitario.

El Dr. Freddy Díaz es docente en la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), Venezuela. Miembro de la Comisión Nacional de Currículo (Venezuela), Profesor de Seminarios de Investigación y Coordinador de la Comisión de Estudios de Postgrado del Programa de Doctorado en Gerencia y Desarrollo Social en la UNET.

1. El enfoque de competencias parece ser una alternativa atractiva para la formación integral de los estudiantes universitarios. Partiendo de esta premisa y considerando su experiencia en el ámbito curricular universitario ¿Cuáles pudieran ser los principales problemas y retos que enfrentan las Instituciones de Educación Superior durante la implementación de un Currículo Basado en Competencias?

Dada la complejidad del currículo los retos y desafíos que enfrentan las universidades  son diversos y complejos. Tomando en consideración lo medular  de las estructuras curriculares en los proceso de formación profesional son numerosos los retos a los cuales se enfrentan las instituciones de Educación Superior al momento de iniciar un proceso de transformación universitaria con base en el currículo. Estimo de mayor relevancia los siguientes retos:

* Cambio de paradigma: implementar un nuevo currículo implica necesariamente una nueva forma de pensar y de actuar para el logro de los propósitos planteados, en virtud que ello conlleva nuevas visiones epistemológicas, ontológicas, metodológicas y axiológicas para la generación, adopción, difusión y transmisión de conocimiento.

* Resistencia al cambio por parte del docente: la formación docente que nos caracteriza tiene su fundamento en el apego al contenido  disciplinario. Un programa de formación por competencias establece la conveniencia de actuar en el marco de lo inter, multi y transdisciplinariedad.

* Demanda del sector productivo: se desconoce la demanda de los sectores productivos de bienes y servicios en las áreas en las cuales se desempeñará el profesional a formar, lo cual requiere el análisis proyectivo de la demanda respectiva.

* Sistema de evaluación del aprendizaje: en los procesos de formación  bajo el enfoque  de competencias la evaluación está centrada en el desempeño y por supuesto en el aprendizaje, nuestros mecanismos de evaluación, en su mayoría, carecen de los criterios, de los indicadores y de los estándares  para medir el resultado  o el logro de las competencias logradas.

2. Con el propósito de iluminar el camino a seguir cuando se toma la decisión de formar desde la perspectiva curricular de las competencias ¿Cuáles pudieran ser las vías o las estrategias para enfrentar con asertividad los retos y las implicaciones que conlleva el desarrollo de este tipo de formación en las Instituciones Universitarias?

Tomando en consideración que las variables que afectan  el desarrollo de un nuevo proceso de formación son numerosas, las estrategias a  establecer también serán numerosas y necesariamente contundentes para lograr el  efecto deseado. Yo considero que las más prioritarias son las siguientes:

* Fortalecer los procesos de formación de las generaciones de relevo en la función docente, así como la capacitación de docentes activos en cuanto a los fundamentos filosóficos y epistemológicos de las ciencias a objeto de lograr claridad en la concepción de los modos de producir y difundir el conocimiento en las instituciones de Educación Superior.

* Incorporar en el proceso de formación el saber hacer. Esto requiere el cambio de la función del docente centrada en la enseñanza para centrarla en el aprendizaje; asumiendo que el estudiante  es el principal gestor de su propio aprendizaje.

* Establecer un sistema convencional de evaluación  del desempeño sustentado en criterios cuantitativos y cualitativos, que definan  claramente las capacidades de egreso  en función de razones y estándares preestablecidos. Este sistema deberá garantizar la validez de los instrumentos de evaluación así como la confiabilidad y consistencia, de los mismos,  que contribuyan a la creación de escalas de competencia.

* Diseñar indicadores de gestión curricular que permitan procesos de acompañamiento, verificación y control hacia una verdadera evaluación curricular.

3. En el contexto de la formación basada en competencias y pensando en la formación de un estudiante con capacidades para la construcción de su autonomía, la flexibilidad, la tolerancia, el manejo de sus emociones, la aceptación de las diferencias, la convivencia, y para resolver creativa y constructivamente los problemas del entorno ¿Qué papel tienen las TIC? y ¿Cómo influyen en la gestión del currículo y en la didáctica con base en competencias?

En cuanto a  la influencia de las TIC en la gestión el currículo,  estimo conveniente que hay que concebirla en sus efectos en el mejoramiento de  calidad educativa, es decir desde una dimensión más amplia, dado que entendemos el currículo como el eje integrador de las funciones académicas que logra su concreción en escenarios de aprendizaje. La incorporación de las TIC en el currículo deben propiciar cambios o transformaciones profundas en los paradigmas educativos prevalecientes,  en la forma y contenido de lo que se aprende, se enseña y se evalúa.

Las TIC no deben incorporarse en el currículo como asignaturas o unidades curriculares  que incrementarían la frondosidad curricular de la mayoría de los planes de estudio de nuestras universidades y su integración. Más bien deben vincularse con la innovación que permita  conducir a una eventual transformación de determinados procesos socializadores, prácticas socioculturales y cognitivas. Lo importante no es acceder o procesar información, sino transformarla en conocimiento gracias a la localización, el análisis, la comunicación y el compartir de contenidos; es decir , la inclusión de las TIC en el currículo tendrá sentido si las tecnologías se emplean como herramientas al servicio del aprendizaje, si los estudiantes las emplean para aprender en formas imposibles de visualizar y si llegan a integrarse en la dinámica principal de las actividades educativas tanto en la enseñanza presencial como virtual.

Es inminente cambiar el enfoque tecnocéntrico que caracteriza a aquellos que se muestran aliados al exceso de la tecnología, porque el foco lo colocan en la tecnología y no en el aprendizaje. Lo deseable es lograr un uso invisible de las TIC para hacer visible el aprendizaje.

Tal como dice el Profesor Díaz Barriga, comparto el criterio que las TIC  no pueden quedarse solo en el nivel  pragmático o instrumental que ayudan al estudiante a adquirir y procesar cúmulos de información o contenidos curriculares estáticos de manera eficiente. Es necesario destacar el potencial de las TIC como  mecanismo instrumental del funcionamiento cognitivo como sistema de construcción de significados o de transformación y creación de contenidos curriculares, es decir,  un uso epistémico como herramienta de la mente enfocadas a interpretar a construir conocimiento en colaboración.

En atención a la formación con base en competencias es obligante repensar las metodologías didácticas que se aplican al enfoque  de formación actual, dado que el contexto  de formación bajo el enfoque por competencias presenta elementos que exigen estrategias distintas de enseñanza, de aprendizaje y de evaluación; haciendo énfasis en  la didáctica del aprendizaje a objeto de hacer compatible la didáctica con la filosofía del enfoque de formación por competencias.

Entrevista realizada por el Dr. Yovanni Ruiz Morales, 02/09/2013.